Contactanos

3142208177

PIN

25D83F7F

Contactanos

3003090570

Newsfeeds

Relato de una acompañante

"Prepago":si usted cree que este término se refiere a las tarjetas de celular o de salud, está equivocado. Si no lo sabe, es utilizado por muchos jóvenes para referirse a mujeres universitarias que se ofrecen como acompañantes de hombres de altos ingresos económicos, tienen excelentes cualidades físicas, cobran sumas elevadas por sus servicios y, en algunos casos, trabajan en agencias de modelaje.

Lina(*) es una joven de 24 años, cursa sexto semestre de psicología, vive en el barrio Laureles, mide 1.70, tiene tez blanca, cabello largo negro y grandes ojos color miel. Desde el primer semestre conoció a "Poncho" uno de sus mejores amigos. Por medio de él fue como se inició en el mundo de las "jóvenes prepago" La historia comienza así:

Poncho es un muchacho muy rumbero y sociable. Hace dos años la invitó a una fiesta a Caucacia. El paseo estaba programado para todo el fin de semana. El jueves en la tarde, Manuel el dueño de la finca, lo llamó al celular, para decirle que invitara a seis amigas que estuvieran disponibles, aunque con este término no se llegaría a la conclusión que citaría a unas "prepago" Poncho ya sabía la intención de su amigo, puesto que, en varias oportunidades, él había sido el encargado de llevarlas.

El viernes, Manuel envió una Toyota Prado con un chofer a que los recogiera. En medio del trayecto estas seis jóvenes se preguntaban por la cantidad de personas que iban a asistir, por las cualidades físicas de Manuel, por las comodidades de la finca y comentaban sobre la cantidad de dinero que habían recibido por asistir a esta fiesta.
También, hablaban sobre los viajes realizados, la ropa comprada y de las modelos que admiraban. Para ponerse en ambiente, una de ellas sacó de su bolso el último CD de música electrónica. Sus cuerpos motivados por los efectos de un pase de popers, inhalante que produce vasodilataci? y euforia moment?ea que tiene como principal efecto la risa incontrolable, vibraron al ritmo de la música.

Al llegar a la finca, Manuel y tres amigos los esperaban en el kiosco ubicado al lado de la piscina, mientras tomaban wiskhy y jugaban cartas. En poco tiempo las jóvenes entraron en total confianza, se dejaban dar abrazos, caricias y sonrisas. La atención hacia ellas era especial, disponían de todas las comodidades de la finca, además de abundante comida, trago y drogas.

La fiesta comenzó a las seis de la tarde, con la llegada de un D. J. reconocido, contratado para tocar hasta el otro día y con él llegaron otros amigos de Manuel. Todo comenzó normalmente. Poncho presentaba a las jóvenes y, por supuesto, todos en la fiesta se deslumbraron con ellas, con sus espectaculares cuerpos la mayoría operados, pues la mayoría tenían implantes de silicona.
A partir de las 12 de la noche la fiesta entró en calor, entre drogas, múica y trago, uno de los señores amigos de Manuel, programó concursos de la chica "play boy" en el que participaron las amigas de Poncho y dos profesionales del "streap tease"
Al ritmo de la música comenzaron a quitarse las prendas y a desfilar alrededor de la piscina. Cada una exhibió sus mejores atributos con exóticos movimientos, ya que se premiaba el cuerpo más provocador de fantasías eróticas con 4 millones de pesos, este juego duró hasta las dos de la mañana.

Al día siguiente cada amiga de Poncho tenía pareja. Al principio este tipo de situaciones incomodaron a Lina, pero aunque ella no se sentía a gusto, Poncho trataba de hacerla sentir bien. El sábado en la noche fue cuando Lina recibió su primera oferta, pues Manuel se sentía atraído por ella. Por medio de su amigo le propuso que aceptara tener relaciones con él, ofreciéndole un millón de pesos. Lina no accedió al primer llamado pero la oferta subió a tres millones, suma que la puso a pensar. Ella es la única mujer de tres hermanos y en la casa de sus padres se esfuerzan por darle gusto en todo lo que quiere, sin embargo, no dudó en recibir este dinero para asegurar una futura cirugía de nariz. El dinero recibido sirvió de motivación para que Lina se iniciara en este mundo. Por esto, decidió inscribirse en una agencia de modelaje para transformar su imagen y vender su cuerpo por un mayor valor.

Con el tiempo, Lina se fue convirtiendo en un medio para que otras jóvenes accedieran a esta práctica, vista por ella como una oportunidad de cambiar sus estilos de vida. La idea de vender el cuerpo a cambio de elevadas sumas de dinero, se está convirtiendo en una moda en Colombia, pues el deseo de alcanzar los ideales de bellaza y los servicios propios de una élite social, que para ellas se relaciona con el éxito, se vuelve un pretexto para ejercer la prostitución.
Algunas agencias de modelaje utilizan técnicas como los catálogos para que estas jóvenes viajen a encuentros en otras zonas del país. Una de las condiciones, de alguna de esas agencias es tener titulo universitario.

Presión social

La psicóloga Adriana Gómez considera, "interesante entender el lugar de la mujer u hombre que ejerce la prostitución desde la compañía que ofrecen, la cual se caracteriza por una escucha sin censura, por una actitud de dar placer sin limitaciones a las fantasías. Igualmente cobra importancia el anonimato en el sentido de que no se generan compromisos posteriores. " Finalmente, agrega que "el tema de la compañía es fundamental en las chicas prepago que ya no sólo son de compañía en la cama o en el cuarto cerrado, sino que pasan a ser vividas públicamente. Esto es posible por su preparación intelectual y su apariencia física que no averguenza mostrarlas como un objeto valioso, que se puede pagar y que no genera ni compromisos, ni culpa.

"el ser "prepago" es una manera cultural de acceder fáilmente a formas estereotipadas que socialmente poseen mayor valor y aseguran felicidad. El problema es que los jóvenes, en general, tienen pocas alternativas, puesto que, hoy tener educación universitaria no es una garantía de conseguir trabajo. En el aspecto cultural, es la presión social de ser alguien en la vida, de poseer cosas que lo hagan sobresalir ante la gente, lo que las hace actuar de esa manera" Dice Julia Castro, docente universitaria.

"esta práctica es fomentada por el modelo económico. El cuerpo es otro servicio que se pone a funcionar dentro de éste, donde todo se compra y todo se vende. Si bien, este fenómeno social de las jóvenes universitarias que ofrecen el servicio, parece no dársele el mismo tratamiento social a la otra cara de la moneda, que se manifiesta en el que las solicita, puesto que, éste hace que exista una mayor oferta" añade.

(*) Nombre cambiado

Llamanos

Servicios en apartamentos, amoblados. hoteles, moteles, etc.

3142208177- 3003090570

PIN 25D83F7F

You are here